Independientemente del presupuesto, el Código de Educación de California requiere que todos los jóvenes del estado reciban una educación artística y escénica de alta calidad, pero este no suele ser el caso. Algunas investigaciones muestran que la introducción de las artes en el preescolar puede ayudar a desarrollar otras habilidades.